Índice

English

 

Una propuesta sobre la inmigración

 

El país debe dejar de usar indocumentados para mano de obra

 

La reforma migratoria es un asunto que muchos estados del país han abordado individualmente recientemente.  Sin embargo, la responsabilidad apropiadamente queda con el gobierno federal y el Congreso de Estados Unidos.  Se propone que el sistema que permite más de 11 millones de indocumentados en el país deba corregirse.  Se sugiere que el Congreso deba aprobar leyes federales así que

 

1.  empleadores tengan que verificar el estatus legal de sus empleados migratorios con el uso de «E-Verify»,

 

2.  empleadores que contraten a indocumentados se sometan a multas y la pérdida de las licencias de negocio,

 

3.  sea ilegal ser indocumentado y el castigo es la deportación.

 

Estas medidas son exactamente las que los estados han estado implementando.  Son los pasos que la gente cercana de los problemas ve como necesarios para resolver el asunto.

 

Los antecedentes del problema

 

            El problema se remonta a 1986, cuando el Congreso aprobó la última reforma migratoria comprensiva (Wikipedia, “Immigration Reform…”).  Este acto concedió la amnistía a los indocumentados que había residido en el país desde 1982.  Desde entonces, inmigrantes han continuado entrar en el país principalmente de México, porque las empresas e individuos en este país les ofrecen trabajos a ellos.  El reclamo de trabajos con sueldos que son más altos que in Latinoamérica ha atraído no sólo inmigrantes legales, sino también un gran número de personas que entraron al país ilegalmente y se convirtieron en «indocumentados».  (La otra manera para convertirse en indocumentado es a causa de una visa expirada.)  En contra a la creencia popular, no es un crimen ser indocumentado – es un asunto civil (ACLU, “Criminalizing…”).  Aunque es contra la ley cruzar la frontera sin documentación apropiada, desde el punto de vista de la ley, es necesario pillar al inmigrante «en el acto» de cruzar la frontera, para poder establecer el lugar y tiempo en cual cruzó, exactamente.  Así, si un inmigrante logra evadir la patrulla fronteriza y llega en el interior del país, es «indocumentado» y el termino popular «illegal immigrant (inmigrante ilegal)» simplemente no aplica.

 

            La causa fundamental para la existencia del gran número de indocumentados es porque empresas así como empleadores individuales quieren trabajadores que están dispuestos de trabajar para sueldos abajo de los que ciudadanos e inmigrantes legales consiguen.  El argumento de los empleadores – que los indocumentados hacen trabajo que personas legales no quieren hacer – simplemente no es la verdad.  Ciudadanos e inmigrantes legales aceptarán cualquier trabajo, si el sueldo y condiciones trabajadores son justos (Wharton.  The Immigration…”).   Jorge Ramos, el presentador principal de las noticias en Univisión, caracterizó el problema exactamente en su libro «La otra cara de América»: «Y ellos [indocumentados] pueden conseguir trabajos porque hay compañías norteamericanas que están dispuestas a emplearlos, a pesar de los castigos que impone la ley de inmigración.  Es decir, para muchas empresas vale más la pena contratar a trabajadores indocumentados que pagar los altos salarios de los empleados americanos o extranjeros con documentos de residencia.» (Ramos, “La otra…”).  Las racionalizaciones de empresas tienen reminiscencias de los argumentos de dueños de las plantaciones en el sur hace muchos años, quienes insistieron que los esclavos fueran necesarios para su forma de vida.  No, no es necesario para tratar ser humanes como objetos de mano de obra – el más baratos el mejor –  ni entonces ni ahora.  Las acciones de las empresas y los empleadores para contratar a indocumentados sólo sirven para negarles los trabajos a personas legales, un hecho que es particularmente problemático en tiempos de recesión como hoy en día.

 

            Además de tener un efecto negativo en el mercado laboral, la presencia de grandes números de indocumentados crea todos tipos de problemas en nuestra sociedad.  Los indocumentados y sus familias impactan todos tipos de servicios públicos, incluyendo, en particular, los sistemas de educación, tratamiento médico e imposición de la ley (Congressional Research Service,  Cost…”; CBO, “The Impact…”).  Aún más, los estudios – como estos citados –  normalmente comparan los gastos directos de los indocumentados contra sus impuestos a nivel federal, estatal y local.  Sin embargo, esta comparación enormemente subestima el impacto, porque implica que los dos números deben típicamente ser aproximadamente iguales.  En realidad, la mayoría de ciudadanos no reciben de vuelta beneficios directos ni siquiera cerca de sus impuestos, los cuales pagan por cosas como el Departamento de Defensa.  Los gobiernos no podrían funcionar si todos recibieran de vuelta beneficios directos de algo cerca de todos sus pagos.

 

            El gobierno federal no ha hecho mucho en cuanto a reforma migratoria desde la «Ley de reforma y control de inmigración de 1986».  La última vez cuando el Congreso estaba acerca de aprobar una ley fue en 2006 en la administración de George W. Bush.  Ambos la cámara de Representantes y el Senado aprobaron versiones de una ley, pero la cámara de Representantes era controlada por los republicanos y el Senado por los demócratas y las dos versiones estaban millas separadas.  No fue posible para reconciliar ellas (The Washington Post, “Immigration …”).  La misma situación ha existido desde entonces, con opiniones muy divergentes y no ha sido posible obtener los votos necesarios para cualquier tipo de ley.  Esto es especialmente el caso porque en el senado cualquier proyecto de ley requeriría una sobre mayoría con 60 votos debido a la regla de «cloture».  Por frustración, los estados han estado aprobando sus propias leyes, como SB 1070 en Arizona (Univisión. “Radiografía…”).  Dentro de estas leyes estatales, se puede encontrar apoyo en términos concretos para las propuestas aquí.

 

Propuesta 1: implemente E-Verify

 

            Como la piedra angular de reforma para rectificar la situación actual, se propone implementar el uso mandatorio de E-Verify.  Esto garantizará que empresas y empleadores contratan sólo a ciudadanos o inmigrantes documentados y garantizará que a fin de obtener trabajo en este país, un inmigrante tiene que ser documentado.  Se propone que el uso sea para todos, o sea, aplica a todos los empleados y no sólo a empleados nuevos.

 

            Para que E-Verify funcione correctamente, el sistema tiene que mejorarse.  Ahora, hay demasiados casos en que una persona que es legal y documentada es rechazada en vez de ser «autorizada para trabajar», así como lo opuesto, en que un indocumentado con documentados falsos es aceptado.  Sin embargo, con respecto al último caso, la mayoría de indocumentados son parados por el sistema y simplemente no solicitan el trabajo.  Sólo unos pocos tratan de usar documentos falsos (Westat, “Findings…”).

 

Propuesta 2: imponga penas para contratar a indocumentados

 

Se propone que existan penas severas para incumplimiento: multas graves o la pérdida de licencias para empleadores y deportación para empleados que no usen el sistema o que traten de defraudarlo.  Los negocios calculan el cuesto de cumplimiento contra incumplimiento.  Como dijo Jorge Ramos en su libro, «… para muchas empresas vale más la pena contratar a trabajadores indocumentados que pagar los altos salarios de los empleados americanos o extranjeros con documentos de residencia».  En otras palabras, las penas tienen que ser tan graves que las empresas ni siquiera piensen en hacerlo.  Si el costo es aproximadamente el mismo, muchas empresas lo intentarán, con la esperanza de no quedar atrapados por las autoridades.

 

Multas debe existir para todos tipos de empleadores, incluyendo individuos que contratan a indocumentados para trabajo doméstico como niñeras, sirvientas de casa, jardineros, etcétera.  Sería totalmente incongruente si empleadores de negocios recibieran multas, mientras empleadores para la casa no lo recibieran ninguna.  La ley debe ser la ley, la misma para todos.  Además de eso, muchos indocumentados usan estos trabajos domésticos para mantener sus estatus.  Como dijo Jorge Ramos, «Somos cómplices de los inmigrantes indocumentados cuando cuidan a nuestros hijos, cuando nos limpian la casa…».  La única manera para ser serios sobre de cambiar esta situación es para incluir todos tipos de empleo de indocumentados y requerir que todos tipos estén sometidos a validación por E-Verify.

 

Propuesta 3: hágalo ilegal ser indocumentado

 

            El punto de vista de la comunidad latina es que los indocumentados no están haciendo nada malo.  Toma el gobierno a su palabra: la ley dice que no es un delito ser indocumentado.  Entonces – en su pensamiento – es perfectamente aceptable.  No hay ningún problema.  Entonces, ¿no es improcedente que los indocumentados no tengan todos los derechos de ciudadanos?  … y, por supuesto, ¿no es injusto que el gobierno deporte a ellos si no han cometido un crimen grave?  Casi cada día en Univisión, hay una noticia sobre una ley «antiinmigrante», por la cual Univisión significa cualquier ley que impone en indocumentados como menos de ciudadanos plenos.

 

            Es totalmente contradictorio estar gastando miles de millones de dólares en «seguridad de la frontera» –  para detener las personas que no tienen documentos apropiados – y entonces actuar como si nada es malo si la persona llega en el interior del país.  La razón para esta política contradictoria es clara: para proveer un suministro de indocumentados para los negocios del país que los usan.  Reflejando un sentimiento de Jorge Ramos, es tiempo parar la hipocresía.  Sin embargo, Ramos querría hacerlo por medio de amnistía para 11 millones de indocumentados ahora – y entonces por permitir cualquier persona que quiere vivir en este país a entrar como inmigrante legal y documentado.  El punto de vista es que «todos son inmigrantes» – incluyendo ciudadanos ya en el país – y otros tienen tanto derecho estar en el país como residentes actuales.  Lo siento, Jorge (y la comunidad latina).  Ya no es el tiempo del desarrollo del país, desde hace siglos.  Durante ese tiempo, los países europeos necesitaban inmigración a sus nuevas colonias del nuevo mundo para establecer presencia y para prevenir otro país de reclamar las tierras.  Era un tiempo distinto, con vistas del mundo distintas.  Hoy en día, el país está desarrollado, con problemas de sobrepoblación, polución, escasez de recursos, falta de trabajos, problemas económicos, etcétera, etcétera.  La gente del país sí tiene el derecho restringir la inmigración a algo razonable y a algo que beneficia el país.  No tenemos ninguna obligación de aceptar todo el mundo en el país.  Hay 7 mil millones de personas en el mundo y muchos de ellos querrían vivir en este país y disfrutar de los derechos, libertades y el estilo de vida aquí.  Simplemente no es posible hacerlo.  Intentar de hacerlo destruiría el país con una inundación de sobrepoblación y pobreza.

 

            Tomando estas cosas en consideración, es claro que la única manera que la comunidad latina va a entender que no es aceptable ser indocumentado es hacerlo en contra de la ley.  Después de años de racionalización que no es ningún problema, es demasiado arraigado en la comunidad que es legítimo reemplazar «extranjero ilegal» con «indocumentado».  En contraste, la mayoría de los ciudadanos ni siquiera reconocen el subterfugio y siempre usan el término «ilegal».  Es tiempo parar la hipocresía, las racionalizaciones y las contradicciones y llamar a los cosas por su nombre.  No, no es aceptable ser indocumentado.  Es contra de la ley.  Es un delito y el castigo para hacerlo es la deportación.

 

Comunidad latina: entiende. Lo decimos en serio en la frontera cuando un inmigrante cruce sin documentos apropiados.  Lo decimos en serio en la interior del país, como así, lo mismo.  No es aceptable.  Es un delito.  Si alguien trata de hacerlo, seré deportado.  ¿Claro?

 

 


 

ACLU.  Criminalizing Undocumented Immigrants”.  February 2010.  Consultado el 16 de julio de 2011 en http://www.aclu.org/files/assets/FINAL_criminalizing_undocumented_
immigrants_issue_brief_PUBLIC_VERSION.pdf

 

CBO.  The Impact of Unauthorized Immigrants on State and Local Governments”.  December 2007.  Consultado el 18 de julio de 2011 en http://www.cbo.gov/ftpdocs/87xx/doc8711/12-6-Immigration.pdf

 

Congressional Research Service.  Cost Estimates of Unauthorized (Illegal) Immigration”.  August 11, 2005.  Consultado el 18 de julio de 2011 en http://www.aila.org/content/default.aspx?bc=1019%7C6712%7C8846%7C21556%7C20326

 

Ramos, Jorge.  “La otra cara de América”.  Editorial Grijalbo S.A., Miguel Hidalgo, México, D.F.  2001.  Para una crítica del libro (consultado el 10 de julio de 2011) véase http://www.fogg.cc/reviews/books/breview070.htm

The Washington Post.  Immigration Reform Proposals”.  May 25, 2006.  Consultado el 18 de julio de 2011 en http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/03/27/AR2006032701201.html

 

Univisión. “Radiografía de estados con leyes similares a la SB1070 de Arizona”.  El 8 de julio de 2011.  Consultado el 10 de julio de 2011 en http://noticias.univision.com/inmigracion/noticias/article/2011-06-30/radiografia-estados-como-arizona

 

Westat. Findings of the E-Verify Program Evaluation”.  December 2009.  Véase en particular “Exhibit 2” en página xxxi.  Consultado el 18 de julio de 2011 en http://www.uscis.gov/USCIS/E-Verify/E-Verify/Final%20E-Verify%20Report%2012-16-09_2.pdf

 

Wharton.  The Immigration Debate: Its Impact on Workers, Wages and Employers”.  May 17, 2006.  Consultado el 20 de julio de 2011 en http://knowledge.wharton.upenn.edu/article.cfm?articleid=1482

 

Wikipedia.  Immigration Reform and Control Act of 1986”.  June 17, 2011.  Consultado el 16 de julio de 2011 en http://en.wikipedia.org/wiki/Immigration_Reform_and_Control_Act_of_1986